4778 sefardíes obtienen la nacionalidad española en un año

Durante el primer año en vigor de la ley del 24 de junio 2015, que otorga a los descendientes de sefardíes la nacionalidad española, 256 personas la han conseguido gracias a ella. Además, 4522 la han recibido por carta de naturaleza.

La promulgación de esta ley viene de lejos, puesto que ya en 1986 hubo un acercamiento entre los gobiernos de España e Israel. La ley tiene como objetivo compensar, en la medida de lo posible, que se expulsara a los judíos de forma masiva allá por 1492. Al otorgarles la nacionalidad española, obviamente, no se pueden reparar todos los daños causados, pero sí que funciona como gesto de buena voluntad hacia aquellos judíos que sean capaces de demostrar sus raíces sefardíes y su vinculación con nuestro país. Por ejemplo, se requiere haber conservado el idioma (ladino), tener conocimientos de los referentes culturales españoles y sus tradiciones.

A diferencia de otros procesos para conseguir la nacionalidad española, residir en España no es un requisito indispensable y tampoco deben renunciar a su nacionalidad. A la vista está por el número de personas que han pasado a ser españolas de pleno derecho que hay un gran interés por parte de la comunidad sefardí.

La Federación de Comunidades Judías de España suele ser la encargada de verificar el linaje sefardí, puesto que cumple el requisito para acreditar esos requisitos, y en el último año han tramitado más de 1700 certificados. La mayoría de personas que quieren obtener la nacionalidad residen fuera de España, principalmente en Israel, como no podía ser de otra manera, pero también en Estados Unidos, Venezuela, Argentina o Turquía.