El Gobierno y el Ministerio de Empleo y Seguridad Social

El Ministerio de Empleo y Seguridad Social  es el máximo organismo del Estado en lo que se refiere a la toma de decisiones sobre cuestiones relativas al empleo, la Seguridad Social, la salud laboral y las inmigraciones y emigraciones. Por encima de él únicamente se encuentra el propio Gobierno, que toma las decisiones de forma colegiada en el Consejo de Ministros.

Cómo actúa el Gobierno y el Ministerio de Empleo y Seguridad Social

Todos los viernes, el Presidente del Gobierno se reúne con los Ministros para marcar las líneas de actuación por las que se van a regir las decisiones del Estado. Esa reunión es lo que se conoce como el Consejo de Ministros, que es el órgano de máximo poder del Estado. En teoría, su función es únicamente llevar a la práctica las decisiones que se han tomado en el Parlamento, ya que el Congreso y el Senado son los órganos legislativos. Sin embargo, en la práctica esto depende de las mayorías parlamentarias: cuando hay mayoría absoluta, el partido que está en el poder no necesita pactar para hacer cumplir sus decisiones, por lo que el Gobierno es el que toma las decisiones y el Parlamento se limita a aprobar las leyes creadas en el Consejo de Ministros. En cambio, cuando no hay mayoría absoluta, el partido que está en el poder se ve obligado a pactar, lo que suele incluir introducir modificaciones en los textos legislativos que ha creado el Gobierno. En este caso, el poder del Parlamento es mayor y el de los Ministros y el Presidente menor, justo al contrario de lo que sucede cuando hay mayoría absoluta.

Sin embargo, en cualquiera de los dos casos, los distintos Ministerios siguen teniendo una importante capacidad de decisión en las áreas de las que se ocupan. Una vez que la ley ha sido aprobada en el Parlamento y publicada en el BOE, pasa a formar parte del conjunto de la legislación del Estado. Sin embargo, eso no implica que no haya que hacer nada más. En este momento la ley es solo un documento en el papel, pero es necesario que se aplique en la práctica, y ahí es donde entra en juego el papel de los Ministerios. Los distintos Ministerios son los encargados de hacer que las leyes que tienen que ver con su ámbito tengan un efecto real. Para ello, disponen de varias secretarías que se encargan de distintas secciones dentro del área que tiene que ver con el Ministerio.

En el caso del Ministerio de Empleo y Seguridad Social, existen cuatro secretarías distintas: Empleo, Seguridad Social, Inmigración y emigración e Inspección de Trabajo y Seguridad Social. Por ejemplo, si se trata de una ley que modifica las condiciones para acceder a la nacionalidad española, le corresponderá a la secretaría de Inmigración e emigración, mientras que si es una ley para aumentar la prestación por desempleo será competencia de la Secretaría de Empleo.

Estas Secretarías se encargan de crear los reglamentos, que desarrollan de forma práctica las leyes. Es decir, se encargan de hacer realidad los aspectos que de verdad van a afectar al ciudadano de esas leyes, de ahí que su labor sea tan importante. Por otro lado, en este desarrollo práctico de las leyes también influyen las Comunidades Autónomas. Muchas competencias están transferidas a las Autonomías, por lo que en esos aspectos son los organismos autonómicos los que tienen que crear las leyes, tomar las decisiones o crear los reglamentos prácticos, dependiendo de la competencia en concreto de que se trate. Por eso, si queremos conocer la legislación sobre un aspecto concreto que nos afecte (por ejemplo, sobre las condiciones para obtener una prestación o modificar nuestro visado de trabajo), primero debemos saber si esa competencia pertenece al Estado o a la Comunidad Autónoma. Dependiendo del caso, deberemos dirigirnos a una u otra. No obstante, en el caso del empleo y la inmigración, la mayor parte de las competencias siguen en manos del Estado, sobre todo en lo que se refiere a las políticas migratorias. En el caso del empleo, están derivadas las competencias en políticas activas, pero no el resto, y en el caso de la migración, sigue dependiendo del Estado prácticamente en su totalidad. Así que si tenemos cualquier duda en esta materia, deberemos dirigirnos a las delegaciones y subdelegaciones del gobierno en nuestra Comunidad Autónoma.