El nuevo expatriado

Cada vez hay más empresas que deciden internacionalizarse, sobre todo teniendo en cuenta los buenos números que hay hoy en día sobre exportación internacional. El caso es que si se hace bien, puede ser una gran oportunidad tanto para la empresa como para los profesionales designados para ser desplazados a nuevos territorios.

Se trata de una oportunidad que vale la pena tener en cuenta, pero que implica muchos cambios a nivel profesional y, sobre todo, personal. Cuando una empresa propone a uno de sus empleados el ir a vivir fuera durante –por ejemplo- un par de años, se ponen en marcha muchos mecanismos y básicamente lo principal es que se adopta otra manera de vivir. Y si bien hay muchas cosas que aún quedan por resolverse, son muchos los que lo consideran como un avance a nivel profesional y una opción de mejora en todos los sentidos.

El perfil de los nuevos expatriados

Hoy en día ser un expatriado ya no es lo mismo que hace unos años. A día de hoy la movilidad internacional está a la orden del día, y si bien hay personas que solo hacen proyectos puntuales, los hay que van saltando de país en país cual nómadas.

Y es que la esencia ha cambiado. Antes costaba mucho encontrar profesionales que quisieran pasar parte de su vida fuera, por lo que los incentivos era muy altos (ayudas, buenos sueldos, facilidades, etc.) en cambio ahora las condiciones son más o menos las mismas y ya ni tan solo se garantiza el puesto a la vuelta o se garantiza que se pueda ascender dentro de la empresa misma, algo impensable años atrás. Otras cosas que se han perdido son los pequeños detalles a nivel familiar, como el pago de la escolarización de los menores, los viajes posibles a lo largo de año, etc. A simple vista parece que la cosa ha ido a peor, ya que a ello también se le suman las condiciones sanitarias, que implica una menor cobertura en la mayoría de los casos.

Eso sí, cada vez hay más expatriados y a todos los niveles. Ya no hace falta ser un alto directivo para acceder a ello, puesto que hay tanto para hacer fuera del país que han hecho falta perfiles profesionales variados. También han crecido los denominados “desplazados nómada”, que son aquellos que van de país en país y que igual se están un mes en un sitio, luego vuelven y al cabo de dos semanas vuelven a irse dos meses más.

Hay un límite de tiempo para ser expatriado. Cuando se supera el máximo permitido (que actualmente son cinco años) al trabajador se le debe localizar, firmando así un pacto de permanencia con el puesto.

¿En qué países un expatriado gana más?

Cuando se quiere saber un dato así, no basta con saber el sueldo que se te paga sino también el coste de vida allí. Una persona puede cobrar muchísimo pero vivir en un país en donde todo es muy caro, mientras que en otras ocasiones con un sueldo español de los justos se pueden hacer muchas cosas ya que el coste de vida es muy bajo. También debemos tener en cuenta factores como los impuestos que deben pagarse y los precios de la vivienda.

Los países en donde se puede ganar más hoy en día son los de Oriente Medio, ya que los tipos fiscales y tributarios son bastante bajos en comparación con España. Hay muy pocas retenciones, a veces incluso rozando el cero y la inexistencia.

A parte de esto, también se tendrían que tener en cuenta los países en donde actualmente hay conflicto, ya que al conllevar un riesgo los pagos son más elevados (y de hecho, cuesta mucho encontrar a profesionales que quieran ir, de allí que se ofrezcan tan buenas condiciones).

¿Cómo es un nuevo desplazado? Retrato robot

Si quisiéramos hacer un retrato robot de los desplazados de hoy en día más o menos tendríamos estas características (según el Informe Global Mobility Trends Survey 2015):

  • La mayoría (81%) son hombres de mediana edad
  • De ellos, más de la mitad (59%) tiene una edad comprendida entre los 35 y los 54 años
  • La mayoría de ellos tienen familia al cargo y prefieren dejarlas en el país de origen (esto depende en gran parte del país a donde se va, mayormente países emergentes o de las condiciones fijadas).
  • El 30% de oportunidades están en el sector energía
  • El 35% de ofertas son para largos periodos de tiempo, entre 2 y 3 años.
  • Donde hay más expatriados es en Asia, América Central y África subsahariana. En países de Europa o de Oriente Medio la cifra ha bajado bastante.