Empleo y redes sociales

Se suele decir y recordar bastante, pero a menudo no somos del todo conscientes de lo que implica publicar según qué cosas en las redes sociales. Este problema se multiplica cuando buscamos trabajo: ¿habéis pensado que os pueden buscar y que pueden saber mucho de vosotros con solo ver lo que habéis publicado en las redes sociales?

Y ojo, que también pueden ser un gran aliado: la mayoría de las redes sociales que existen son internacionales y puedes encontrar gente y empresas de todas partes. Si nuestra idea es crear un perfil activo y publicar nuestro currículum en Internet para darlo a conocer, podemos contar con este tipo de herramientas para darle más visualización.

Redes sociales: un gran aliado… o enemigo.

Las redes, como ya hemos dicho, nos pueden ayudar muchísimo a dar proyección a nuestro perfil o bien hacernos caer al más profundo y oscuro de los agujeros. Simplemente lo que debemos hacer es conocer bien la red en donde publicamos y ser conscientes de que no podemos decir según qué cosas.

Según un informe de Adecco, el 87% de las empresas han usado las redes sociales para encontrar el talento que buscan y para llenar las vacantes laborales que tienen. Y es que no es para menos: Internet es como un aparador en donde puedes encontrar muchas personas. Si algunas de ellas se han dedicado a mostrar lo que saben hacer y se han proyectado bien para ser visibles, es normal que las empresas puedan acabar encontrándolos y contratándolos. Este mismo informe revela cuales son las redes más activas: Facebook (con un 64%), Linkedin (27%), Youtube (26%) y Twitter, con un 19%. Estos serían los datos según el uso general, aunque si se mira específicamente la red con más uso de búsqueda de trabajo activa esta es Linkedin sin lugar a dudas. Linkedin es una red social que permite que pongamos nuestro curriculum online y ver otras personas según sus categorías y perfiles laborales. Además, te permite participar en foros de carácter profesional.

Lo que saben de nosotros

Según el artículo citado anteriormente, son muchas las empresas que comprueban perfiles antes de contratar a alguien, o incluso buscar directamente al candidato ideal a través de estas plataformas. Parece que la tendencia va a ir a más, por lo que nos interesa cuidar nuestra imagen personal en la red. Pensad que, según datos oficiales, casi la mitad de empresas han rechazado alguna vez a algún candidato por haber visto alguna cosa que no les ha gustado en las redes sociales.

Estos serían los principales consejos:

  • No mientas: no vale la pena mentir, te acaban pillando siempre (hay una expresión muy cierta que dice que se pilla antes a un mentiroso que a un cojo). No digas que tienes un máster si no lo puedes demostrar, por ejemplo. Si vas con mentiras a la larga será peor porque lo descubrirán y se habrá perdido la confianza.

  • Pon tu foto: no es obligatorio, cierto, pero siempre queda mejor poner nuestra foto de verdad que no una imagen cualquiera. Y más si es en una red profesional enfocada a la búsqueda de trabajo, como Linkedin. Da poca seriedad. Intenta que sea una foto en donde se te vea bien.

  • No hables de temas delicados: hay temas que mejor no hablar de ellos. Puedes hacer un comentario de vez en cuando y no pasa nada (bueno, según el tipo de comentario, claro) pero mejor si lo puedes evitar. Este tipo de cosas es mejor hablarlas en directo o a través de chats más privados.

  • No pongas fotos comprometidas: no hace falta que tengas en Facebook un álbum de la borrachera que pillaste en la boda de tu prima. De verdad, no hace falta. Son pequeños detalles que puedes cuidar y que ayudarán a dar una imagen de responsabilidad y coherencia.

  • Por último, sé políticamente correcto. Hay temas que quizá no sean delicados a primer golpe de vista, pero es muy fácil opinar y que se nos malinterprete. Tampoco está bien hablar mal de otras personas y dejarlo por escrito, ya que puede dar indicaciones de que se es una persona problemática que siempre critica y crea al ambiente.