Emprender en el extranjero

Emprender un negocio es una de las opciones más consideradas últimamente. El mercado se reinventa y cada día son más las personas que quieren probar suerte montando su propia empresa.

Cuando se toma esta decisión, hay varias cosas a tener en cuenta, pero una de ellas es pensar el dónde. Si se decide hacer en un pueblo no es lo mismo que hacerlo en una gran ciudad, y si se decide hacerlo en otro país, tampoco será lo mismo que emprender aquí.

Cómo emprender en el extranjero

La página web de la Secretaría General de Inmigración y Emigración (Ministerio de Empleo y Seguridad Social) dispone de una página con toda la información al respeto. En ella encontramos todo lo que necesitamos saber sobre movilidad internacional y emprender en el extranjero.

¿Qué necesitamos saber?

  • La información más básica es el país en dónde queremos empezar el negocio, y a partir de allí conocer qué tipo de fiscalidad y tributación de beneficios deberemos tener en cuenta. También, dependiendo de un país o de otro, los requisitos con la administración serán diferentes ya que cada uno tiene sus propias reglas en cuento a licencias y permisos de apertura. También tendremos que pensar si lo que queremos es montar la empresa fuera o bien montarla y gestionarla desde España pero para que opere fuera del país.
  • Será importante conocer bien el idioma del país y el contexto socioeconómico y/o cultural. Si no disponemos de toda la información necesaria nos será muy útil contratar un agente local para que nos haga o nos ayude con algunas gestiones.
  • No será lo mismo tampoco emprender en algún país miembro de la unión Europea como en un país que no lo sea. En estos casos:

Unión Europea: hay libre prestación de servicios y movimientos laborales entre los estados miembros. Entre las ventajas destaca el hecho de que existen políticas comunes para que los pasos para montar una empresa sean similares entre países miembros, o lo máximo que se pueda. También dan facilidades a la hora de realizar trámites: la ventanilla única ayuda a que se conozcan los recursos y servicios disponibles para emprendedores.

Para los jóvenes emprendedores hay programas de intercambios para mejorar competencias y aprender de personas con una larga experiencia en el sector.

Fuera de la Unión Europea: cuando se quiere emprender fuera de la Unión Europea, entonces deberemos saber que cada país tiene su propia legislación. Existe un organismo internacional que lo regula, la OMT (Organización Mundial del Comercio), y básicamente se encarga de promover el comercio internacional. Los tratados de la OMT están firmados por 159 países, en los cuales se incluye la Unión Europea.

Consejos a tener en cuenta

  • Hay muchas oportunidades de negocio, conocerlas nos puede ayudar mucho a que nuestro negocio tenga éxito. Hay algunos sectores que están emergiendo y que apostar por ellos nos puede dar buenos frutos, mientras que con algunos pasa todo el contrario y apostar por ellos nos dará quizá más problemas y más sacrificios. Conocer estas oportunidades y conocer bien el país en donde queremos trabajar, exportar o importar es necesario para el buen funcionamiento de la empresa.
  • Haceros con un calendario de ferias y congresos internacionales de vuestro sector. Las hay en muchos países y son ideales para hacer contactos y conocer los últimos avances en nuestro ámbito. Además podremos entrar en contacto con proveedores de servicios y recursos materiales que nos vendrán de perlas cuando tengamos el negocio en marcha o mientras lo estemos montando.
  • Cualquier duda en cuanto a aranceles, importaciones, aduana e impuestos, se pueden consultar en las Oficinas Económicas y Comerciales que existen en las Embajadas de España que hay repartidas por el mundo. Allí os podrán informar y asesorar sobre todos estos temas para que no haya ningún problema posterior. También os podrán informar sobre posibles incentivos a la hora de invertir en cierto país o cierto sector.
  • Por último, pensad que es muy interesante buscar socios locales. Ellos conocen el país mejor que nadie y nos pueden ayudar a llegar más al cliente, así como solucionar problemas generados por el contexto socioeconómico y cultural del país. Meter a socios locales en el negocio también os ayudará a encajar mejor en el nuevo país y a no ser del todo unos desconocidos.

En la página web que hemos citado anteriormente encontraréis más consejos y un listado de webs de interés que os podrán ir muy bien.