Hospitales en el extranjero

Aunque no tenga porqué pasar nada, es muy importante que a la hora de hacer un viaje o una estancia temporal en algún país, nos informemos de cómo está el tema de la sanidad y los hospitales: nunca se sabe cuando puedes encontrarte mal o incluso necesitar una operación de urgencia.

Sanidad en el extranjero

Es evidente que cada país tendrá su propia normativa, ya que por ejemplo no será lo mismo estar en Estados Unidos (donde todos sabemos que si no tienes contratado previamente un seguro médico tienes un gran problema económico dado su alto coste) que, por ejemplo, estar en un país miembro de la Unión Europea. Tampoco será lo mismo estar en un país desarrollado totalmente que uno en vías de hacerlo, ya que el sistema sanitario puede cambiar muchísimo de un sitio a otro.

La Tarjeta Sanitaria Europea

Si tenéis pensado ir por Europa, sacaros gratis la Tarjeta Sanitaria Europea. Basta con tener 16 años. Te facilitará mucho los trámites si te tienen que hacer una intervención económica, ya que luego podrás pedir el reembolso sin problemas (eso en el caso de que hayas tenido que pagar, ya que hay países que sí que lo hacen mientras que en otros no).
Debes saber por eso que esta tarjeta solo te servirá para médicos y hospitales que pertenezcan a la sanidad pública, ya que no sirve para la sanidad privada. Hay algunas restricciones concretas y curiosas, como por ejemplo el hecho de que las personas de Croacia no puede utilizar la tarjeta en Suiza, o los usuarios que no sean de países de la Unión Europea no podrán hacer uso de ella en Dinamarca.

Como restricción más general, decir que esta tarjeta no nos podrá servir en casos de salvamento y de repatriación, ni tampoco para volver a tu país de forma gratuita en caso de accidente o enfermedad grave. Si quieres que estas gestiones te queden cubiertas, deberás contratar un seguro con más cobertura.

¿Qué más tenemos que tener en cuenta?

  • Cuando estamos en el extranjero hospitalizados, es posible que necesitemos ayuda para entender lo que nos dicen (en caso de no conocer el idioma). Si es posible, mirad de contactar con la embajada o consulado para ver si es posible usar algún servicio de interpretación / traducción.
  • Se debe avisar a los familiares para que sepan exactamente qué está pasando y donde te encuentras, para poder emprender medidas si fuera necesario (hacer algún trámite desde aquí, consultar a algún especialista cercano, etc.)
  • Mira bien el país a dónde vas. Como ya hemos dicho, cada país tiene lo suyo y es muy importante que sepas lo que te vas a encontrar. No en todas partes se puede beber alguna del grifo, por ejemplo, o que en algunos países con una simple picada de mosquito te puede dar una grave enfermedad
  • Vacúnate. Hay vacunas que son obligatorias según el destino, pero otras son solo opcionales. No está de más que te informes un poco de lo que implicarían estas vacunas opcionales, ya que si sabes que con ello puedes evitarte una gran enfermedad o infección, puedes ponértela. Te recomendamos que siempre tengas a mano tu carnet de vacunaciones para saber cuáles son las que llevas y cuáles no.
  • Coge siempre medicamentos y botiquín. La mayoría de gente piensa solamente en llevarse los medicamentos que usa a diario (analgésicos, etc.) pero nuestro consejo personal es que te hagas un pequeño botiquín con todo aquello que crees que vas a necesitar o que puede ser necesario en el país a dónde vas. Por ejemplo, compresas de higiene íntima, esparadrapo, para la diarrea, etc. Existen muchas páginas en donde ya te explican que es lo básico para llevarte.

Y sobre todo, recuerda la importancia de tener un buen seguro médico cuando viajes. Ni te imaginas lo caro que te puede costar el simple hecho de llamar a una ambulancia en según qué países. Si no quieres acabar pagando 20.000 euros, piensa antes que siempre será mejor