La India y sus oportunidades de negocio

En los últimos años se ha venido considerando a India como uno de los países a tener en cuenta para la economía mundial. No parece que vaya a lograr desempeñar un papel tan importante como el de China, pero si lo suficiente como para convertirse en una economía emergente. El hecho de ser el segundo país con mayor población y contar con armas nucleares siempre les da potencial para convertirse en un referente.

También es cierto que existen una serie de factores que podrían impedir ese crecimiento desmedido, como la inestabilidad religiosa y social o las grandes diferencias entre ricos y pobres. La degradación del medio ambiente o la fragmentación política son otros lastres que han provocado que su economía no acabe de despegar como se predecía hace unos años.

Con todo, la CEOE afirma que la oportunidades de negocio para España en la India están creciendo exponencialmente, sobre todo en sectores como la energía, las infraestructuras o el medio ambiente. La colaboración entre ambos países se ha certificado con el compromiso de establecer el Foro de CEOs India-España con el objetivo de estrechar e impulsar las relaciones empresariales.

Durante los últimos años, la India se ha convertido en uno de los socios preferentes en el continente asiático, el tercero en volumen de inversiones, tanto solo por detrás de China y Hong Kong. Hay doscientas empresas españolas operando en India. Una de las claves para que la economía india se haya desarrollado ha sido su aperturismo hacia el resto del mundo, a partir de una serie reformas estructurales que han tenido lugar en los últimos veinte años. Estas medidas gubernamentales han hecho del país un destino más apetecible para los inversores, con menos barreras en diferentes sectores; aunque aún queda por ver el impacto del nuevo modelo de concesiones y la fiscalidad sobre bienes.