La internacionalización, clave para superar la crisis

Todos los estratos de la sociedad se han visto afectados por la crisis que ha vivido España en los últimos años. Pero no solo las familias han visto reducido su poder adquisitivo, sino que las empresas también han tenido que buscar estrategias para salir de ese agujero económico. Para ello, una de las más provechosas ha sido la internacionalización. De hecho, según un estudio de MillwardBrown, el 70 % de las pequeñas y medianas empresas españolas piensan que la internacionalización ha sido clave para superar la crisis.

Visto lo visto, la mayoría piensa que es un buen camino a seguir y continuarán destinando fondos para expandirse de manera internacional, a pesar de que supongo que un buen pellizco de los presupuestos. Según ese mismo estudio, más de la mitad de las empresas ven la falta de dinero para poder continuar esa política de expansión de la mejor manera posible, de modo que tienen que recurrir a créditos bancarios.

Parece ser que el mercado internacional se ha vuelto mucho más rentable para las pymes que el estatal. La ya mencionada falta de liquidez en los hogares españoles ha hecho disminuir el consumo y la demanda de todo tipo de servicios y productos, de manera que las empresas deben mirar fuera de nuestras fronteras para encontrar nuevas oportunidades de negocio. Las que ya llevaban al menos cinco años inmersas en un proceso de internacionalización han aumentado su negocio en un 40 %.

De todas formas, no es algo fácil de conseguir. Para tener éxito en la internacionalización se han de ajustar los precios y contar con el personal adecuado para que el coste y el producto o servicio sean atractivos para el cliente. También ha cobrado mucha importancia el valor añadido y el concepto de marca, que consigue un mayor engagement con los clientes y permite combatir la falta de financiación con estrategias de marketing muy trabajadas pero sin tanto presupuesto como en las campañas de publicidad más tradicionales.

A partir de este estudio también se saca la conclusión de que los apoyos públicos podrían haber sido más relevantes en su proceso, ya que la promoción comercial y la financiación de exportaciones no se ha visto muy respaldada. A fin de cuentas, las empresas han hecho de la necesidad virtud y han buscado oportunidades fuera. Esa tendencia se ha consolidado y continuará creciendo en los próximos años y se buscarán nuevos mercados que todavía no han sido explotados.