Mejoría en los sectores turístico, inmobiliario y financiero

A pesar de que la regeneración económica de España tras el duro varapalo de la crisis está tardando más de la cuenta, los expertos afirman que se empieza a ver la luz al final del túnel y que se están dando una serie de condicionantes que podrían permitir una mejora paulatina en nuestra economía. Para ello, es primordial que algunos sectores históricamente cruciales para el desarrollo económico vuelvan a recuperar la fuerza de antaño, como son el turístico, el inmobiliario y el financiero.

No cabe duda de que hace muchos años que el turismo se ha convertido en uno de los referentes de la economía española. De su salud depende el devenir de muchos empresarios, trabajadores y, por ende, del país, que se ha establecido en las últimas décadas como uno de los líderes a nivel mundial en cuanto a la recepción de turistas. Incluso lugares sin tradición turística han ido adaptándose a los tiempos que corren para encajar en un sistema enfocado hacia el sector servicios en detrimento de los sectores primario y terciario.

Clima político complicado

Sin embargo, no cabe duda de que la incertidumbre política que planea sobre el país debido a la incapacidad de los partidos para formar gobierno. Este momento de impás se está dilatando en el tiempo y supone que no se acabe de trabajar de una manera clara y precisa en las políticas que pueden dinamizar la economía española, especialmente en el ámbito laboral. En los últimos tiempos se estaba observado una recuperación en el mercado laboral, pero agosto ha visto que el paro se incrementaba por primera vez después de cinco meses de mejorías, al mismo tiempo que se destruían 145000 empleos.

Si bien es cierto que agosto no suele ser un buen mes en este sentido, puesto que acaban los contratos de la temporada de verano, y teniendo en cuenta de que la cifra del año pasado se elevó a 21000 personas, parece que poco a poco se va encontrando el buen camino, como atestiguan los 35 meses consecutivos de caída del paro en la tasa interanual.

Aumento de las transacciones financieras

En cambio, no todas las noticias son negativas y comienza a apreciarse cierta tendencia alcista en lo referente a la cantidad de transacciones financieras. Es cierto que el ya comentado clima político no está contribuyendo a la hora de generar confianza en los mercados internacionales, de manera que la inversión extranjera no acaba de ser tan alta como cabría esperar. Sin embargo, se esperan repuntes en la Bolsa y definitivamente va a haber una continuidad en la inversión por parte de los fondos, sobre todo en ámbitos muy en auge como Internet, la tecnología o la salud.

Dentro la dinamización de sectores que han sufrido tanto como el inmobiliario, no estaría de más que hubiera un trabajo de fondo para apostar sin ningún tipo de miramientos por la innovación. La transformación digital ha llegado para quedarse y parece que hay algunos sectores que se ven reacios a dar un paso adelante en ese sentido por la escasa tradición en ese nicho. Las telecomunicaciones son un gigante difícil de detener y no hay ninguna razón para ponerse a ampliar el alcance de todos y cada uno de nuestros sectores, de manera que el I+D+i y la valentía de nuestros empresarios, así como de las multinacionales, debería hacer un trabajo importante de renovación y actualización de uno de los sectores más penalizados por la crisis. Y no solo eso, cada vez nos encontramos con más ejemplos de economía colaborativa, en una muestra más del cambio de paradigma en la economía mundial y el modo de hacer negocios.

Además, en los últimos tiempos se ha percibido un mayor interés por la productividad, tanto a nivel de empleados como de empresa. Se está consiguiendo un mayor rendimiento y aumenta la competitividad en el mercado exterior. También es verdad que la utilización de programas informáticos para agilizar procesos puede desembocar en que la figura del trabajador no sea tan imprescindible, o que vea reducida su jornada de trabajo, pero las leyes del mercado imperan y las empresas buscan todas las herramientas a su alcance para mejorar su rendimiento.