Riesgos para personas expatriadas

Cuando una persona trabaja en condición de expatriado, debe saber que se expone a una serie de riesgos. Aunque no sea sinónimo de peligrosidad, en este artículo vemos unos cuantos riesgos que se deberán conocer y tener en cuenta. Tampoco hay que olvidar las ventajas que hay, ya que no todo es negativo: cuando se está trabajando fuera se conocen nuevas formas de trabajar y de vivir, favoreces tu crecimiento personal y profesional y amplías tu red de contactos.

Riesgos que deben conocerse

A día de hoy hay muchísimos trabajadores expatriados, y se trata de una cifra que no para de crecer. Según los últimos cálculos en este último año se ha aumentado en un 27,1%, superior al 24,8% de aumento que se registró el año pasado. Ante esta creciente realidad, las empresas que tienen parte del personal fuera deben tomarse muy en serio la seguridad de éstos, y más si están en países en donde haya más riesgos. No será lo mismo estar en Nueva York que estar en Perú o Gambia. Cada lugar merece un análisis exhaustivo y que se inviertan todos los recursos necesarios en ello.

  • Riesgos sanitarios y de seguridad: son quizá los más preocupantes y los que acaparan más recursos. Estos riesgos son también los que más preocupan a los propios trabajadores, y son uno de los motivos principales para aceptar o no la oportunidad de ir a trabajar fuera del país. El sector que más lo sufre es el relacionado con el petróleo y el gas, que con un 55% del total, son los más vulnerables en ese sentido. Luego vendrían los sectores químicos o tecnológicos, muy distanciados de los trabajadores del sector finanzas, el que menos riesgo supone.
  • Riesgos relacionados con el terrorismo: hay países peligrosos en el sentido de que son sitios en donde hay un terrorismo activo y, por tanto, con muchos riesgos para la integridad física de los trabajadores. Esto se relaciona mucho con los riesgos derivados de las guerras: hay muchos países que actualmente están en guerra y son bastantes los expatriados que están allí trabajado (un ejemplo son los médicos de organizaciones no gubernamentales).
  • Riesgos por infracciones legales y de regulación: que serían unos riesgos menos peligrosos en comparación de los otros dos que hemos comentado anteriormente, pero no por eso deben olvidarse ni dejar de trabajar para solucionarlo.
  • Riesgo de secuestros: el porcentaje es más pequeño, pero 3 de cada 10 empresas dedicadas al sector del petróleo y el gas consideran que se trata de un riesgo preocupante.

Cuando una empresa detecta que un país en donde tiene trabajadores existe un conflicto o un riesgo que se pueda considerar peligroso, ésta deberá solucionarlo de inmediato. Depende de la gravedad se deberá cancelar el proyecto y repatriar a todas las personas, aunque esto dependerá mucho de la situación de cada proyecto, por lo que deberá debatirse y llegar a la solución más óptima para todos los implicados, especialmente para aquellos que estén allí.