Nacionalidad Española

Nacionalidad por residencia

Nacionalidad por residencia

Vivir en España durante un periodo determinado puede suponer que un ciudadano extranjero adquiera la nacionalidad española. Un buen asesoramiento jurídico es crucial para que la solicitud se resuelva satisfactoriamente para el interesado.

Leer más sobre nacionalidad por residencia

Nacionalidad por opción

Nacionalidad por opción

Para conseguir algo tan importante como la nacionalidad española, J&D Immigration Advisers pone sus más de 20 años de experiencia al servicio de las personas interesadas para agilizar el trámite y no encontrarse con inconvenientes inesperados.

Leer más sobre nacionalidad por opción

Nacionalidad por filiación

Nacionalidad por filiación

La relación de parentesco puede ser suficiente para que las autoridades españolas concedan la nacionalidad a un extranjero, pero las posibilidades aumentan exponencialmente al contar con asesoramiento jurídico especializado como el de J&D Immigration Advisers.

Leer más sobre residencia para profesionales

Aunque hay mucha gente que la consigue, obtener la nacionalidad española puede ser más complicado de lo que parece a priori. Para ello, contar con la ayuda de J&D Immigration Advisers facilita el proceso y te ahorrará tiempo y preocupaciones.


¿Qué es la nacionalidad española?


En términos jurídicos, es el vínculo que relaciona a una persona con un estado. Se considera un derecho fundamental y por ello todas las personas tienen, al menos, una nacionalidad. Ese vínculo jurídico le otorgan a la persona unos derechos pero al mismo tiempo también unas obligaciones.


Sin embargo, la nacionalidad no solo se consigue de manera inherente al nacer en un país. En España, se puede conseguir la nacionalidad en caso de vivir durante diez años de forma legal y continuada. De todas formas, se dan una serie de circunstancias que reducen esa cantidad a cinco años (refugiados), dos (procedentes de Andorra, Portugal, Guinea Ecuatorial, Filipinas, países iberoamericanos u origen sefardí) o uno (en condiciones especiales). Este tipo de condicionantes se ven supeditados a que la persona interesada muestre una conducta adecuada y se haya integrado en nuestra sociedad.


Cada vez son más las personas extranjeras que quieren adquirir esta nacionalidad, de ahí que el Ministerio de Justicia informe en su página web sobre todos los documentos y requisitos necesarios para solicitarla correctamente.


Requisitos para obtener la nacionalidad española


¿Quiere residir en España de forma legal y durante toda la vida? ¿Necesita saber cuál es la documentación necesaria para tramitar la nacionalidad española? ¿Ha de ayudar a alguien que se encuentre en dicha tesitura? En el siguiente artículo tratamos todo lo relacionado con la nacionalidad española.


Tramitar y obtener la nacionalidad española


En España, al igual que en cualquier país del mundo, se necesitan poseer una serie de requisitos para obtener la nacionalidad del país. Cada país rige su normativa y España se caracteriza por ser un país en el que la gestión del trámite no resulta engorrosa ni incómoda.


Las personas que pueden solicitar la nacionalidad española son aquellas personas que hayan cumplido la mayoría de edad en España (18 años) y, si no, las que ya se encuentren emancipadas; las personas que ya hayan cumplido los 14 años y que vayan acompañados por su asistente legal; aquellas personas que representan legalmente a un menor que aún no haya cumplido los 14 años; las personas incapacitadas o la persona que los representa legalmente (solicite más información si este es su caso, ya que ello depende de la sentenciad de incapacitación de la persona afectada).


La solicitud de la nacionalidad española ha de presentarse en el Registro Civil de su domicilio. Recuerde que ya no hay que presentar las solicitudes en el Ministerio de Justicia y que ahora lo puede hacer más cómodamente en el registro Civil de donde usted reside. Así, se evita perder tiempo, dinero y ganas.


El documento que debe rellenar para solicitar la nacionalidad española debe cumplimentarlo correctamente. También puede solicitarlo en el registro Civil de su domicilio o ir a la Oficina Central de Información y Atención al Público del Ministerio de Justicia, que está en Madrid (C/ Bolsa, 8, en el C.P.: 28012).


Lo más importante es qué documentación ha de adjuntar a la solicitud a cumplimentar. Tenga en cuenta, en todos los casos, que si falta cualquiera de ellos, la solicitud no será válida.


En primer lugar, el modelo de solicitud normalizado y aprobado por Resolución de 07/05/07 de la Subsecretaría (que, recuerde, es la solicitud que le hemos enlazado anteriormente); en segundo lugar, la Tarjeta de Identidad de extranjero, la Tarjeta de Familiar de ciudadano de la Unión Europea o Certificado del Registro Central de extranjeros; el pasaporte; el Certificado de empadronamiento; el Certificado de nacimiento del interesado, traducido y legalizado; si el solicitante es mayor de edad, el certificado de antecedentes penales de su país de origen, traducido y legalizado, de acuerdo con los Convenios internacionales existentes o consular de conducta; la declaración de los medios de vida para poder residir en España (un contrato de trabajo, unas nóminas, el informe laboral de la Tesorería de la Seguridad Social, o cualquier otro medio que pueda probarlo), y, por último, si la persona tuviera hijos a su cargo, la Certificación de nacimiento de los hijos menores de edad.


En el caso en que sea usted refugiado; nacido en territorio español; si no ha ejercido la facultad de optar; si es menor en régimen de tutela, guarda o acogimiento no provisional; si está casado con un español/a; si es viudo/a; si es descendientee de español, o, por último, si es sefardita, deberá adjuntar más documentación adicional que podrá consultar en enlace que le facilitamos aquí.

Cuando ya tenga toda la documentación preparada, entréguelos en el Registro Civil. Ellos se encargarán de enviarlos al Ministerio de Justicia y, cuando llegue, usted lo sabrá mediante notificación por escrito.


Cuando la solicitud sea válida y su nacionalidad sea efectiva, deberá seguir tramitando su nacionalidad con el Registro Civil. Infórmese en cada caso. Esperamos poderles ayudar en todos los casos.


¿Cómo conseguir la nacionalidad española?


  • - Nacionalidad por residencia: como hemos indicado, el plazo de residencia en España varía dependiendo del país de origen o de las circunstancias familiares. La solicitud debe presentarse en la oficina del Registro Civil del domicilio acreditado.

  • - Nacionalidad por opción: existen una serie de condiciones que permiten a los extranjeros adquirir la nacionalidad española. Por ejemplo, los hijos de padre o madre española (o sujetos a la patria potestad de una española), así como aquellas personas que son adoptadas por españoles después de haber cumplido la mayoría de edad. En caso de ser menor de edad, se necesita el acompañamiento del representante legal para tramitar la solicitud. Por otro lado, si el interesado ya se encuentra emancipado, la posibilidad tiene una fecha de caducidad (al cumplir los 20 años o dos años después de adquirir la mayoría de edad.

  •  - Nacionalidad por filiación: la adquisición de la nacionalidad por carta de naturaleza depende del carácter subjetivo del Gobierno en base a las circunstancias de cada caso. En este caso, es primordial contar con un buen asesoramiento jurídico porque el carácter arbitrario de esta concesión supone que una buena preparación de la solicitud tenga más opciones de ser aceptada. En J&D Immigration Advisers tenemos una dilatada experiencia a la hora de conseguir la nacionalidad española por filiación para nuestros clientes y te evitaremos un trámite bastante laborioso al mismo tiempo que aumentamos las posibilidades de conseguir la medida de gracia por parte del Gobierno.


Contar con la nacionalidad española puede ser muy beneficioso para aquellos inmigrantes que quieren disfrutar de los mismos derechos y desde aquí recomendamos a todos que recurran a la ayuda de expertos como nosotros para agilizar los trámites.


El primer paso para tramitar la nacionalidad española es rellenar la solicitud y presentarla en el Registro Civil que nos corresponde por nuestro domicilio. Junto con esa solicitud, es necesario presentar una serie de documentos que además deben de estar traducidos al castellano.


Documentos imprescindibles


Lo más complicado a la hora de tramitar la nacionalidad es precisamente coordinar todos los documentos para que estén en su fecha, ya que a veces vencen antes de poder tenerlos todos. Por eso, es muy importante conocer cuáles son estos documentos y dónde deben pedirse.


 - Partida de nacimiento. Debes solicitarla en la ciudad en la que hayas nacido o donde hayas sido inscrito. Generalmente se necesita que esté legalizada por el Ministerio de Exteriores del país de nacimiento.


 - Certificados de antecedentes penales. Se necesitan dos: el del país de origen y el de las autoridades españolas. El primero debe ser expedido en el país de origen del documento y legalizado por vía diplomática. Para pedir el segundo, basta con comprar en un estanco un impreso oficial de certificado de penales y enviarlo por correo al Registro Central de Penados y Rebeldes junto con una fotocopia de nuestro documento.


 - Certificado de empadronamiento. Se solicita en el ayuntamiento de la localidad en la que residimos.


 - Certificado de residencia legal en España. Debe solicitarse en la subdelegación del gobierno que nos corresponda.


 - Documento que acredite que contamos con medios de vida para residir en España. Por ejemplo, un contrato de trabajo o un aval bancario.


 - Fotocopia del número de identificación de extranjeros o de la tarjeta de residencia.


 - Fotocopia del pasaporte en todas sus páginas.


Además, en determinados supuestos concretos es necesario aportar documentación que acredite nuestra situación. Por ejemplo, en el caso de estar casado con un español, el certificado de matrimonio, el empadronamiento conjunto y el de nacimiento de nuestra pareja. Si somos hijos de españoles de origen, el certificado de nacimiento de nuestros ascendientes. Todo ello hace que, muchas veces, sea más sencillo contar con la ayuda de un abogado que nos tramite los papeles y nos diga los documentos que tenemos que aportar dependiendo de nuestra situación concreta.


Nuevas exigencias para obtener la nacionalidad española por residencia


La Nacionalidad por Residencia es una forma de adquisición de la nacionalidad que exige la residencia del extranjero en España durante diez años de forma legal, continuada e inmediatamente anterior a la petición. Existen casos de residencia dónde el período exigido se reduce, que son los siguientes:


  •         5 años: para la concesión de la nacionalidad español a aquellas personas que hayan obtenido la condición de refugiado

  •         2 años: para los nacionales de países Iberomericanos, Andorra, Filipinas, Guinea Ecuatorial, Portugal o países sefardíes

  •         1 año: para el que haya nacido en territorio español, el que lleve un año casado con ciudadano español, el nacido fuera de España de padre o madre, abuelo o abuela que originariamente hubieran sido españoles


Según datos del Instituto Nacional de Estadística, España casi dobla la media europea en número de residentes extranjeros y especialmente en cuanto a los extranjeros de países iberoamericanos, por ello se están impartiendo nuevas directrices e instrucciones desde el Gobierno español al Ministerio de Justicia, Registro Civiles y comisarías locales para que el extranjero residente acredite fehacientemente los siguientes puntos:


  •         Garantizar disponer de solvencia económica tanto para el interesado como para sus familiares dependientes, tanto actual como para los próximos años

  •         Disponer de una vivienda digna y adecuada

  •         No tener antecedentes penales en España y países UE, y no tener órdenes de expulsión, rechazo en frontera, denegación de entrada, etc…


Los extranjeros que quieren obtener la nacionalidad española han de exhibir conocimientos cada vez más amplios. A las preguntas de cultura general que deben responder desde hace unos cuantos años en algunos registros civiles —como el de Barcelona— se han sumado, en las últimas semanas, cuestiones de tipo lingüístico. “Presente de indicativo del verbo oír”; “Las palabras esdrújulas, ¿llevan tilde?”; “participio del verbo amar”; Qué significa el prefijo hidro?” son algunas de las que se han repetido en los exámenes, que también incorporan, como los de las autoescuelas, una suerte de preguntas trampa: “¿Qué río une Barcelona y Madrid?”


La ley estatal que regula el acceso a la nacionalidad no contempla, hoy por hoy, que los extranjeros tengan que ser sometidos, obligatoriamente, a un test. Tampoco lo prohíbe. Sí prevé, sin embargo, que las autoridades valoren de alguna forma su grado de integración en el país. Y algunos jueces encargados de los registros civiles provinciales han decidido, desde hace tiempo, someterles a una breve prueba escrita con preguntas de todo tipo: geografía, organización del Estado, historia, cultura general o lengua.


La iniciativa indigna a los profesionales que trabajan con el colectivo. “No se trata de valorar el nivel cultural de cada uno, sino su integración. No podemos confundirlo”, protesta Olga Hernández, miembro de la Asociación Catalana de Profesionales de la Extranjería (ACPE), que de tanto en cuando recoge y actualiza las preguntas de los test. Ya han recopilado más de 200 cuestiones a las que han dado respuesta para ayudar a los inmigrantes a pasar la prueba.


Preguntas a los aspirantes


  • Geografía.“Cinco islas de España”. ““Tres comarcas de Cataluña”. “Cinco ciudades del norte y cinco del sur”. “Qué provincias componen Andalucía?” “Nombre de tres comunidades uniprovinciales”. “Dónde están Cádiz, Pamplona, Oviedo?”


  • Organización del Estado. “¿Cuál es el día de la Constitución?” “Defina el artículo 149 de la Constitución. ¿Qué dice?” “¿Cuándo se celebran las elecciones municipales?” “Funciones del jefe del Estado” “Funciones de los delegados del Gobierno”. “Nombre de la princesa de Asturias”. “Presidente de la Federación de Municipios”.


  • Historia de España. “Nombrar cinco Reyes de España”. “¿Quién ganó la Guerra Civil?” “¿Desde qué año está la capital de España en Madrid?”


  • Cultura general de España. “¿Cómo se celebran las fiestas en España?” “Explicar en qué consisten la tortilla de patatas, el cocido madrileño y la paella valenciana”. “Ingredientes de la paella”. “Cita tres escritores de la posguerra”. “Tres novelas que hayas leído”. “¿Qué es Adif?” “Nombre del director general de la policía”. “Yacimientos arqueológicos de España”. “Secretario general de Podemos”. “¿Sabe quién es Bárcenas?”


  • Preguntas ‘trampa’. “¿Quién decide la educación de los hijos, el padre o la madre?” “¿Qué impuestos han de pagar los extranjeros?” “¿Se reúne más con los amigos extranjeros o con los españoles?” “¿Qué río comunica Barcelona y Madrid?”


Los extranjeros, dicen los abogados, acostumbran a suspender el examen. aa la hora de valorar su integración y conceder (o denegar) la nacionalidad. El anteproyecto de ley de reforma integral de los registros sí prevé que, en el futuro, los aspirantes deban superar un examen oficial. Organizaciones como ACPE consideran que el hecho de someterlos ahora a preguntas de cierto grado de dificultad es “injusto y arbitrario” y no permiten, de hecho, medir el grado de integración de la persona extranjera. “Me gustaría saber si un español aprobaría ese test”, recalcan.


Los exámenes suelen contener entre 10 y 15 cuestiones e incluyen, en ocasiones, preguntas trampa. ACPE ha detectado algunas de ellas: “¿Quién decide la educación de los hijos, el padre o la madre?” o “¿qué impuestos han de pagar los extranjeros en España?”, sugiriendo, falsamente, que hay tributos específicos para ellos por su condición de foráneos. Más allá del test, las autoridades valoran el grado de integración de los aspirantes preguntándoles si tienen más relación con amigos españoles o compatriotas, cuáles son sus motivaciones para vivir en España o qué cree que puede aportar al país.


Examen CCSE para conseguir la nacionalidad española


Estos días se está hablando mucho de los cambios que supondrá el hecho de pedir la nacionalidad española. La principal novedad es el hecho de pagar una tasa que ronda los 300 euros, cosa que para muchas de estas personas se trata de una cantidad bastante elevada y que supone un movimiento de bolsillo bastante elevado. Aún así, lo más hablado son los exámenes para conseguir la nacionalidad, que han cambiado un poco.


La Ley aprobada en el Congreso de los Diputados (11 de junio de 2015) indica que se deberán pasar dos pruebas: una de idioma u otra de cultura general, llamada “Prueba de conocimientos constitucionales y socioculturales de España, CCSE”. Ambas son gestionadas por el Instituto Cervantes, cosa que es diferente a lo que se venía haciendo hasta a día de hoy.


Esta prueba, una vez superada, nos certifica que tenemos conocimiento suficiente sobre la Constitución Española y también del contexto social y cultural del país. Si miráis cualquier ejemplo de test (hay muchos en Internet) podréis ver que las preguntas tocan varios ámbitos, desde política y división territorial hasta compositores musicales, programas de televisión o arte. Que se encargue una sola institución de hacer el examen es una garantía de igualdad de oportunidades y coherencia, ya que anteriormente podían variar bastante las preguntas según estuviéramos en un sitio u otro, cosa nada favorable.


La prueba consta de 25 preguntas divididas en cinco aéreas temáticas: Gobierno, ley y participación ciudadana, cultura, historia y sociedad española.  Para cada pregunta se ofrecen tres respuestas de las cuales solo una de ellas es válida, y el tiempo máximo para la realización de la prueba será de 45 minutos.


Una vez realizado el examen se expedirá un certificado que será válido durante los próximos cuatro años. Durante este tiempo, la persona interesada deberá pedir la nacionalidad española, ya que si pasan los cuatro años y no se ha hecho, se tendrá que volver a empezar el proceso y por tanto a tener que volver a realizar el examen.


¿Qué pasa si suspendemos?


Cuando nos inscribimos para hacer el examen, debemos pagar una cuota de inscripción de 85 euros. Si suspendemos no hace falta que volvamos a pagar: podremos utilizar la misma inscripción para dos veces más. Eso sí: entre el primer y el segundo examen no tiene que haber más de dieciocho meses de diferencia. En caso de suspender tres veces, entonces sí que tendremos que volver a pagar. Se trata de un sistema muy similar al de la obtención del carnet de conducir.


También es importante destacar que no hay límite de veces que te puedes presentar al examen: mientras pagues la tasa, podrás hacerlo cuantas veces desees y hasta que apruebes.


Otras cosas que podemos encontrarnos:


  • Las segundas oportunidades solo se darán a las personas que hayan suspendido el examen o bien no hayan podido acudir. En ningún caso se podrá repetir con el pretexto de subir nota u otras cosas similares. Los resultados te indican si eres apto o no apto.


  • Si no puedes presentarte a la prueba puedes pedir otra fecha, pero solo se permitirá hacerla una vez hayan salido los resultados de la primera prueba y que, por tanto, el sistema reconozca que no te presentaste.


  • Si te apuntas para hacer la prueba y al cabo de unos días ves que no vas a poder a presentarte, entonces puedes solicitar que te devuelvan el dinero. Tienes un plazo de catorce días para hacerlo.


  • El día de la prueba nos tenemos que presentar puntuales a la hora que nos han asignado, concretamente media hora antes como mínimo para hacer las comprobaciones pertinentes. La documentación que debe llevarse es: el resguardo de la inscripción a la prueba (que normalmente se recibe por correo electrónico) y la documentación que acredite nuestra identidad.


Aunque no sea necesario realizar cursos específicos para la realización de dicho examen, se recomienda que se mire el material de apoyo que está colgado en la web del Instituto Cervantes. Allí podemos encontrar una guía, un modelo de ejemplo, un manual y un glosario plurilingüe.


¿QUIERES SABER MÁS SOBRE J&D?

Nuestra filosofía como empresa es poder dar al cliente todo aquello que está buscando, con un compromiso firme con la calidad de los servicios ofrecidos, primando la flexibilidad y la eficacia y siempre intentando ofrecer la mejor relación calidad-precio.

Leer más sobre J&D