Documentación necesaria para solicitar la nacionalidad española

El primer paso para tramitar la nacionalidad española es rellenar la solicitud y presentarla en el Registro Civil que nos corresponde por nuestro domicilio. Junto con esa solicitud, es necesario presentar una serie de documentos que además deben de estar traducidos al castellano.

Documentos imprescindibles

Lo más complicado a la hora de tramitar la nacionalidad es precisamente coordinar todos los documentos para que estén en su fecha, ya que a veces vencen antes de poder tenerlos todos. Por eso, es muy importante conocer cuáles son estos documentos y dónde deben pedirse.

  • Partida de nacimiento. Debes solicitarla en la ciudad en la que hayas nacido o donde hayas sido inscrito. Generalmente se necesita que esté legalizada por el Ministerio de Exteriores del país de nacimiento.
  • Certificados de antecedentes penales. Se necesitan dos: el del país de origen y el de las autoridades españolas. El primero debe ser expedido en el país de origen del documento y legalizado por vía diplomática. Para pedir el segundo, basta con comprar en un estanco un impreso oficial de certificado de penales y enviarlo por correo al Registro Central de Penados y Rebeldes junto con una fotocopia de nuestro documento.
  • Certificado de empadronamiento. Se solicita en el ayuntamiento de la localidad en la que residimos.
  • Certificado de residencia legal en España. Debe solicitarse en la subdelegación del gobierno que nos corresponda.
  • Documento que acredite que contamos con medios de vida para residir en España. Por ejemplo, un contrato de trabajo o un aval bancario.
  • Fotocopia del número de identificación de extranjeros o de la tarjeta de residencia.
  • Fotocopia del pasaporte en todas sus páginas.

Además, en determinados supuestos concretos es necesario aportar documentación que acredite nuestra situación. Por ejemplo, en el caso de estar casado con un español, el certificado de matrimonio, el empadronamiento conjunto y el de nacimiento de nuestra pareja. Si somos hijos de españoles de origen, el certificado de nacimiento de nuestros ascendientes. Todo ello hace que, muchas veces, sea más sencillo contar con la ayuda de un abogado que nos tramite los papeles y nos diga los documentos que tenemos que aportar dependiendo de nuestra situación concreta.