Plan para desatascar los expedientes de nacionalidad por residencia

El Ministerio de Justicia ha puesto en marcha un plan para acabar con el atasco en la gestión de expedientes de nacionalidad por residencia, con alrededor de 400.000 acumulados desde hace dos años y medio, en el que colaborarán los más de 1.000 registradores para tramitarlos en el plazo de un año.

La nacionalidad por residencia es la que se adquiere por haber  residido legalmente y de forma continuada en España durante un determinado periodo de tiempo legalmente establecido.

Es el supuesto al que mayor número de extranjeros solicitan para conseguir la nacionalidad.

Para poner en marcha este plan, se ha firmado un convenio con el Colegio de Registradores dentro del Plan Intensivo de Tramitación para acabar con el atraso que acumula el ministerio en la gestión de estos expedientes de nacionalidad.

El plan contempla el traslado de los expedientes de nacionalidad en papel a nuevas dependencias habilitadas al efecto, la digitalización masiva de todos los expedientes y la creación de un sistema de archivo electrónico que permita evitar el colapso de las actuales dependencias.

También prevé un desarrollo urgente de la infraestructura tecnológica necesaria para la tramitación electrónica, la creación de una red de comunicación que permita completar los expedientes de nacionalidad con la documentación requerida para su resolución y la adscripción de recursos humanos suficientes para tramitarlos en el plazo de un año.

Según ha explicado el ministro, su departamento acumulaba un atraso de dos años y medio en la resolución de los expedientes de nacionalidad por residencia, ya que anualmente se ingresaban 150.000 solicitudes de nacionalidad y sólo se tramitaban 120.000.

De ahí que hayan reclamado a los registradores su colaboración ante la “imposibilidad” de hacer frente a todas las reclamaciones que, dado el aumento del flujo migratorio desde 1995, ha incidido, ascendían a unas 10.000 al mes desde entonces.

No obstante, la resolución de las mismas continuará siendo responsabilidad de la Dirección General de los Registros y del Notariado del Ministerio de Justicia.

Pese a que este departamento ya está trabajando en elaborar reformas normativas para establecer un nuevo procedimiento de tramitación de los expedientes de nacionalidad que impida nuevos atascos en el futuro, Gallardón ha confiado en que el plan sea una “puerta abierta” de cara al futuro para contar con la colaboración de los registradores.